La dinámica de las sociedades actuales lleva a que las personas y sus familias tengan poco tiempo para varias tareas habituales de todos los días. Una de ellas es la preparación de las comidas, las cuales son clave para un buen desempeño físico e intelectual durante todo el día. Este concepto muchas veces no lo tenemos claro, ya que algunas veces pasamos gran cantidad de horas sin ingerir ningún alimento por estamos con una gran demanda laboral, pasamos la hora del almuerzo sin detenernos a comer porque hay mucho trabajo, entre otras situaciones habituales.

 

Por esta razón, es que es importante que se prepare la mayor cantidad de comida en la propia casa, para cada uno de los integrantes de la familia. Esto es clave para una alimentación sana y equilibrada además de ayudarnos a mantener y lograr nuestro peso ideal. Es claro que esta tarea lleva tiempo, tanto en la compra de los ingredientes, en clasificación y preparación, pero sin dudas que aportará grandes beneficios para la salud de todos.

 

La comida preparada en la propia casa permite que se sepa con exactitud que ingrediente se han utilizado en su preparación, así como la calidad y estado de los mismos. Se podrá contralar la cantidad de grasas, calorías y sal que se le agregan, además de tener en cuenta los gustos para cada una de las personas. Así lograremos dietas acordes a lo que necesitamos en función de si tenemos colerterol, queremos perder peso o simplemente saber lo que comemos.

Es frecuente plantear problemas en la dificultad que implicar pensar que cocinar cada uno de los días, para esto una buena estrategia es que cada integrante de la familia haga una lista de preparaciones de alimentos. Con las listas, se podrá crear una lista para consultar cuando sea necesario para saber que comida preparar ese día.

Para aprovechar los beneficios de la comida preparada en casa, se puede cocinar una mayor cantidad para el almuerzo o la cena, ya separando las porciones necesarias para el otro día para las personas que trabajan o estudian y tienen que comer fuera de casa. Este hábito es muy saludable, ya que en algunas ocasiones desconocemos la calidad de los productos comprados ya listos para consumir. Hay algunos comercios que sí nos ofrecen las garantías de calidad, frescura y seguridad para la compra de alimentos listos, pero no es la regla en todos.

En caso de requerir comprar un almuerzo preparado es recomendable realizarlo en comercios formalmente establecidos y tener en cuenta las recomendaciones de tu entorno.

¡La comida hecha en casa es la que ofrece mejores beneficios para la salud de todos!