Todo Sobre los Diuréticos (I)

Los diuréticos son sustancias que provocan una disminución de agua en el cuerpo. Existen medicamentos que cumplen esta función, y también hierbas y plantas naturales.

Las sustancias diuréticas producen un aumento de la cantidad de orina. Como consecuencia, los diuréticos sirven para el tratamiento de la hipertensión, para evitar la aparición de cálculos en los riñones, y, por supuesto, para el control de peso. A las personas obesas o con diabetes se les recetan diuréticos; también a aquellos que sufren de insuficiencia cardíaca. Veamos por qué.

En otros artículos en este sitio hemos visto que una de las propiedades del cloruro de sodio (sal de mesa) es la de atraer moléculas de agua. Esto se debe a un fenómeno eléctrico. Tanto las moléculas de agua como de cloruro de sodio tienen cargas eléctricas y se atraen entre sí como el imán atrae a una aguja de acero.

Esta propiedad de atraer moléculas de agua se conoce con el nombre de higroscopia, que proviene del latín hygros (mojado). En la vida diaria nos encontramos con sustancias higroscópicas a cada rato. Por ejemplo, todas las amas de casa saben que si dejan el recipiente de azúcar destapado, se endurece. El azúcar capta la humedad del aire. Se entiende, entonces, por qué las personas con diabetes (altos valores de azúcar en la sangre) orinan con más frecuencia. El azúcar en la sangre también atrae agua.

De lo anterior se desprende que si existe una forma de eliminar el exceso de sal en la sangre, por ende se eliminarán las moléculas de agua que rodean cada molécula de sal. Y de eso se encargan los diuréticos, trabajando en equipo con los riñones.

Los riñones son filtros. La sangre que llega a los riñones a través de la arteria renal pasa por más de dos millones de pequeños filtros llamados nefronas. Graicas a los diuréticos, las nefronas filtran más agua y sal. El exceso de sal y de agua va a parar a la vejiga.

Como la sangre ahora contiene menor cantidad de agua, la presión que la sangre ejerce sobre las paredes de las arterias disminuye.

Como toda sustancia que ingresa al cuerpo humano, un diurético puede tener efectos positivos o negativos, dependiendo de la dosis. Un exceso de diuréticos produce deshidratación en las personas sanas e hiperglicemia en los pacientes con diabetes.

Son muchos los alimentos que tienen propiedades diuréticas. Unos favorecen la eliminación de los iones cloruro, como el que forma parte de la sal de mesa. Otros estimulan la del otro componente, el ion sodio.

Manzanas, cebollas y zanahorias reducen la cantidad de sodio.

El perejil, el diente de león y las cerezas actúan sobre la concentración de iones cloruro.

 

Tags: , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *