Dar a luz a un bebé es probablemente la cosa más maravillosa en la vida de una mujer, pero en ocasiones deja algún tipo de secuela en forma de sobrepeso. Después del parto es normal que todas las mijeres quieran recuperar su peso ideal o su peso anterior. Pero no hay que obsesionarse y hacer las cosas con tranquilidad, lo primero es la salud de la la madre y del niño.

Entre las consecuencias más normales y leves se encuentra el aumento de peso considerado que muchas veces cuesta recuperar después del parto. Si no consigues rebajar esos kilos de más después de tu embarazo, sigue algunos de nuestros siguientes trucos para adelgazar mejor y más rápido:

Prevenir

Esto no te servirá si ya has dado a luz, pero en caso de no haberlo hecho (o para una futura ocasión), conviene tomar precauciones durante el estado de gestación. Por ejemplo, tanto el deporte como una alimentación equilibrada no están reñidos con el embarazo.

Ocurre frecuentemente que la futura mamá se deja “mimar” de forma exagerada, cuando en realidad algo de ejercicio físico suave y cuidar su alimentación son dos cosas indispensables, no solo para recuperar posteriormente su figura, sino que también para el feto.

Basta con seguir una dieta adecuada y caminar un poco cada día, mientras aún sea posible para mejorar tu salud y la del futuro bebé.

Paciencia

Por lo general se aumentan entre 9 y 13 o más kilos durante el embarazo, por lo que no se pueden volver a perder en pocas semanas. Se debe tratar de no ir rebajando más de un kilo por semana y que el proceso sea gradual.

Además, conviene tener en cuenta que pasan varios meses hasta que la mamá no recupera su anterior firmeza abdominal.

Colaboración

Como madre, seguramente serás la que más  te ocupes de tu bebé. Muchas veces es complicado adelgazar en los primeros meses porque nuestro hijo/-a precisa todo nuestro tiempo.

Aunque es totalmente normal que quieras pasar todo el tiempo del mundo con tu bebé, puedes pedir a tu pareja o a algún familiar que se ocupen por unos minutos de tu hijo mientras sales a caminar o en bicicleta.

Dar el pecho

Sí… para adelgazar más rápidamente es muy aconsejable dar de amamantar de forma natural al niño, si es posible.

Ejercicio físico

De la misma forma que durante el embarazo, después de él también se debe practicar algún deporte ligero para perder el peso ganado. Por lo general se suelen esperar unas 4 semanas después del parto, aunque algunos ejercicios ligeros como caminar normalmente se empiezan bastante antes.

Consulta a tu médico para más seguridad.

Descanso

Dormir ocho horas por la noche también es importante para adelgazar los kilos ganados de más, y así lo han demostrado distintos estudios científicos.

Dieta

Prepárate una dieta para seguir durante tu estado de lactancia. Si no estás segura de qué alimentos incluir puedes consultar con tu médico o acudir a un dietista, si bien es interesante saber que durante esta etapa el cuerpo utiliza las reservas de grasa para la formación de leche, por lo que en principio te será más fácil adelgazar.

Otra posible solución para acelerar el proceso es la toma de complementos nutritivos naturales, como por ejemplo comprimidos de fibra u otros que nos ayuden a saciarnos y evitar comer de más.